Guillermo Olmedo

Soy terapeuta y me enteré del jugo Goyi a través de mi papá que en el año 2000 estaba sobremedicado por las enfermedades crónicas que padecía; tomó el jugo Goyi para recuperar su salud y después de las primeras botellas ya no necesitaba de las 16 pastillas diarias que tomaba normalmente.

Su páncreas mejoró hasta llegar a su óptimo funcionamiento. Al ver yo los resultados se lo suministré a mi esposa Elizabet Pérez que sanó muy pronto de una operación a la que fué sometida. Yo lo tomo desde entonces; tres tomas al día y tengo el suficiente vigor para atender hasta 30 pacientes diariamente.

MI amigo y paciente Oscar Briones sanó en seis meses de una gangrena, librando así la amputación de una de sus piernas, con tan sólo tres tomas diarias del Jugo Goyi.

A mi asistente, la Sra. Magdalena González la internaron por intoxicación por medicamentos los cuales le dañaron el estómago y despues de tomar el jugo Goyi se ha recuperado favorablemente y ya no necesita tomar medicamentos para sus padecimientos.

Doy este testimonio como terapeuta de que el Jugo Goyi ha sido mi gran aliado para la recuperación mía y de mis pacientes.

 

REGRESAR >