LA DUPLICACIÓN

Una Historia Fascinante

Hace miles de años existía un rey llamado Sirham, soberano de la India. Era inmensamente rico y a la vez envidiado por su poder. Sin embargo, su riqueza era tan inmensa como su aburrimiento y, debido a ello, tiranizaba a su pueblo.

Un buen día, un sabio brahamán llamado Lahur Sissa, con el fin de enseñarle al rey a tratar debidamente a sus súbditos, buscó la forma de crear un juego donde el rey, a pesar de ser la pieza principal, nada pudiera hacer sin la ayuda de las demás piezas.

Lo llamó Chaturanga y es el antepasado del ajedrez.

Sorprendido por la ingeniosidad del Chaturanga, Sirham dio su palabra a Sissa de no martirizar más al pueblo y se comprometió a ofrecerle lo que pidiese.

Sissa queriendo darle una nueva lección pidió que se le recompensase con la cantidad de trigo que resultara de poner un grano en la primera casilla del tablero, dos en la segunda, cuatro en la tercera, ocho en la cuarta y así sucesivamente siempre doblando la cantidad.

El soberano, estimando que el tablero tenia 64 carillas y que la recompensa no excedería un saco de trigo, le concedió la petición tan modesta, a primera vista.

Sin embargo, después de haber hecho los cálculos, resultó que todo el trigo de India no era suficiente para recompensar a Sissa, pues se necesitaban nada menos que:

18,446,744,073,709,551,615

¡Dieciocho trillones, cuatrocientos cuarenta y seis mil setecientos cuarenta y cuatro billones, setenta y tres mil setecientos nuevo millones, quinientos cincuenta y un mil seiscientos quince granos de trigo!

(Es el resultado de la suma de la progresión geométrica de 2 elevado a la 64 potencia, menos 1)

Si se considera que 21,000 granos de trigo pesan un kilo, lo que debería haber entregado al inventor eran 878,416,384,462 toneladas, cantidad muy superior a la que se podría sembrar considerando toda la superficie de la tierra.

Sissa más tarde fue nombrado Primer Ministro y dice la leyenda que orientando a su rey con sabios y prudentes consejos y distrayéndolo con ingeniosas partidas de ajedrez, prestó los más grandes servicios a su pueblo.

Esta historia ilustra, como ejemplo, la maravilla de la duplicación. Es por ello que el Mercadeo de Redes es tan poderoso y te da la oportunidad de generar ingresos como nunca antes los has tenido.

El secreto de los ingresos millonarios está en la duplicación, palabra que vale millones de dólares.

 

 

TU OTRO YO no cobra afiliación

Inicia tu propio negocio con $1,000.00 comprando una botella de Phang'Ma Goyi y obtén el 50% de descuento en todas tus compras de productos comisionables y conviértete en un Constructor Promotor Independiente (CPI).

El sistema te ofrece ganancias de cada nuevo afiliado directo y de todos los que se afilien en tu red; otra bondad más del Multinivel.

AFILIACIÓN CERTIFICADA

La afiliación certificada consiste en entregar personalmente, por correo ó vía Internet la Solicitud Contrato debidamente llena. Con copia de identificación oficial.

La Empresa te dará la bienvenida y corroborará los datos de tu registro, te proporcionará el número de contrato que te acredita como Constructor Promotor Independiente (CPI).

AUTOENVÍO

Optimiza tu tiempo y tus recursos, inscríbete al programa de “Autoenvío” con cargo automático mensual a tu tarjeta de crédito.